LOS NÓDULOS DE MI TIROIDES: mucho más que realizar “una ecografía” de control

categoría Tiroides

19 abril 2018


LOS NÓDULOS DE MI TIROIDES: mucho más que realizar “una ecografía” de control

El nódulo tiroideo es una causa de consulta frecuente en Endocrinología. Se estima que hasta un 65% de la población podría tener. Además, el uso cada vez más frecuente de técnicas de imagen hace que puedan ser hallazgos en exploraciones realizadas por otros motivos

Un nódulo tiroideo es una zona de tejido dentro de la glándula tiroides distinta en sus características radiológicas del resto de tiroides que lo rodea. La mayoría son benignos y clínicamente asintomáticos, por lo que se realiza una primera evaluación y, en función del diagnóstico, pueden requerir controles con ecografía.

Su prevalencia y la del bocio multinodular (cuando el tiroides tiene varios nódulos) es mayor en mujeres y aumenta con la edad y con un mayor índice de masa corporal.

La importancia principal de que sean valorados por un especialista es que un pequeño subgrupo (aproximadamente un 10%) podría ser maligno y alrededor de un 5% podría causa síntomas compresivos (por lo que estaría indicado realizar una tiroidectomía para mejorar la clínica) o presentar hiperproducción hormonal, como sería el caso de los adenomas tiroideos tóxicos.

El riesgo de que un nódulo tiroideo sea maligno aumenta si el paciente ha estado expuesto a radiación, sobre todo durante la infancia y en las áreas de cabeza y cuello, antecedente familiar de cáncer de tiroides o síndromes hereditarios que lo incluyen.

Los signos de alarma son:

  • el crecimiento rápido del nódulo o
  • si produce cambios en la voz.

En el momento actual no hay evidencia científica de asociación con niveles de la hormona TSH, existencia de anticuerpos contra la tiroides, obesidad o síndrome metabólico.

http://www.endocrino.cat/es/tiroides.cfm/ID/4590/ESP/nodulo-tiroidal-bocio-multinodular.htm

Los servicios de Medicina Preventiva de Estados Unidos han valorado que no es efectivo hacer un screening poblacional como en el caso del cáncer de mama con mamografías o del cáncer de colon y la sangre  oculta en heces.

 

¿Qué hace mi endocrinólogo en la consulta?

Lo primero es hacer la historia clínica sobre síntomas, signos, posibles factores de riesgo y una exploración física de la zona cervical con visualización y palpación. Los síntomas que los pacientes suelen referir son tos, molestias al tragar o al respirar y dolor (aunque es poco frecuente).

Es importante solicitar una analítica de sangre para valorar su función tiroidea puesto que en un pequeño porcentaje de casos, el nódulo puede estar produciendo un exceso de hormonas tiroideas y ser tributario de tratamiento con radio iodo.

 

¿Por qué es importante la ecografía tiroidea?

Porque es la herramienta más sensible e indolora para realizar una valoración de las características del nódulo y realizar una estratificación del riesgo de malignidad (escala TIRADS) y ayudarnos en la decisión de realizar biopsia con aguja fina (PAAF) para estudio de sus células sólo en los casos que vaya a ser determinante para su valoración y manejo.

Síntomas inespecíficos como fatiga, elevaciones de la hormona TSH o tener anticuerpos contra la glándula tiroides no son indicaciones per se de realizarla.

La ecografía debe incluir una valoración de las características del nódulo incluyendo tamaño y localización, del resto de la glándula tiroidea y un rastreo de posibles ganglios cervicales.

Ciertas características como que sea hipogénico, sólido, de más de 1,5 cm, con microcalcificaciones y/o márgenes irregulares nos pueden hacer tomar la decisión de realizar una biopsia para estudiar el tejido y descartar una posible malignidad.

http://www.endocrino.cat/es/tiroides.cfm/ID/4717/ESP/como-se-estudian-los-nodulos-tiroideos-ecografia.htm

 

¿En qué consiste la biopsia?

La biopsia se realiza mediante una aspiración con una aguja fina guiada por un ecógrafo y nos da la información diagnóstica definitiva del nódulo, aunque en un porcentaje de casos, a pesar de su correcta realización, podemos no obtener material celular suficiente, decidiendo según en cada caso en particular si repetirla o seguir al paciente mediante nuevas ecografías.

 

Después de la visita de evaluación, ¿me tengo que hacer controles?

En caso de que el nódulo tenga una sospecha baja a intermedia de malignidad, se realizarán ecografías de control anuales y/o bianuales (si por ejemplo los nódulos permanecen sin cambios en el tiempo). Si el riesgo estimado de malignidad es muy bajo, se recomienda un control a los 24 meses y si permanece estable, alta.

 

Conclusión:

El nódulo tiroideo es una causa muy frecuente de consulta, en parte a que aumentan con la edad y en parte a la cada vez mayor utilización de técnicas diagnósticas por diferentes motivos. La correcta evaluación es fundamental para valorar posible clínica asociada, el riesgo de malignidad, la correcta necesidad de realizar técnicas invasivas como es una biopsia, cuya realización puede angustiar la paciente y el óptimo seguimiento de ellos en beneficio de nuestros pacientes.

Bibliografía:

Durante C. et al. The Diagnosis and Management of Thyroid Nodules: A Review. JAMA. 2018 Mar 6;319(9):914-924. doi: 10.1001/jama.2018.0898

Autor:


Especialista en Endocrinología y Nutrición


¿Quieres hacernos una consulta sobre Blog de Endocrinología y Nutrición?

Cercar en el Blog

También te puede interesar

Reunión anual científica en patología tiroidea

LOS NÓDULOS DE MI TIROIDES: mucho más que realizar “una ecografía” de control

Hemos estado en la reunión de expertos de tiroides de la SEEN en Madrid

Seguir leyendo

El tiroides en la gestación

LOS NÓDULOS DE MI TIROIDES: mucho más que realizar “una ecografía” de control

Hemos ido al congreso portugués de obstetricia a dar una charla, te revisamos los aspectos más importantes

Seguir leyendo

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. OK | Más información

Política de cookies +